Economía dominicana crecerá un 5.3% en 2017, de acuerdo con un nuevo informe de la Cepal

Factura petrolera se elevó 50.6% en un año por subida de precios
agosto 11, 2017
El país ya accedió a casi todo el financiamiento previsto para 2017
agosto 14, 2017
Show all

Economía dominicana crecerá un 5.3% en 2017, de acuerdo con un nuevo informe de la Cepal

La Comisión Económica para América Latina (Cepal) considera que el crecimiento de la economía dominicana en 2017 se producirá a un ritmo más acorde con el crecimiento potencial a largo plazo, por lo que prevé una expansión del 5.3%.

En el segmento dedicado a la República Dominicana en el “Estudio Económico de América Latina y el Caribe 2017: la dinámica del ciclo económico actual y los desafíos de política para dinamizar la inversión y el crecimiento”, dado a conocer esta semana, la Cepal estima que en ese crecimiento influirá la moderación del ritmo de crecimiento del sector industrial y de la inversión, “que alcanzará niveles más acordes con la tasa de crecimiento a largo plazo”.

Asimismo, desde el organismo regional, con sede en Chile, se espera una cierta moderación del ritmo de expansión del sector de la construcción (principalmente en infraestructura vial, viviendas de bajo costo, escuelas y nuevos centros turísticos) con respecto a las elevadas tasas registradas durante los últimos años.

Asimismo, señala que la adopción de una política monetaria más restrictiva por parte del banco central —debido a la perspectiva de un resurgimiento de las presiones inflacionarias y la normalización de la política monetaria de la Reserva Federal de los Estados Unidos— también incidirá en la moderación del ritmo de expansión de la economía.

“De acuerdo con el programa de consolidación fiscal, se prevé que el déficit del gobierno central sea de un 2.3% del PIB al término de 2017. Este resultado se corresponderá con la tendencia a la baja que se ha observado en el déficit de las cuentas públicas desde 2012”, dice el informe.

La entidad refiere que el crecimiento económico de la República Dominicana fue de un 6.6% en 2016 (en comparación con el 7.0% en 2015) y que esta expansión obedeció al dinamismo de la demanda interna y a resultados favorables en el ámbito externo. Los sectores económicos con mayor incidencia en la expansión de la economía fueron la minería, la construcción, el sector agropecuario y la intermediación financiera.

Por el lado de la demanda, destacó el crecimiento de la inversión (11.1%), mientras que el consumo privado y el público siguieron exhibiendo una expansión sólida, del 4.8% y el 3.3% respectivamente. Como resultado de los esfuerzos de las autoridades para mejorar la eficiencia del gasto público y la recaudación tributaria, el gobierno central registró un déficit del 2.8% del PIB. Si bien esta cifra representa un deterioro con respecto al ligero superávit que se registró en 2015, cabe recordar que dicho resultado fue producto de la operación extraordinaria de recompra a descuento de la deuda de Petrocaribe ese año.

Para este año y en cuanto a las cuentas externas –dice Cepal- la previsión de un aumento de la factura de importaciones de combustibles y una merma del precio internacional del oro, que es el principal producto primario de exportación, así como el dinamismo de la demanda de importaciones de bienes de consumo y de capital, incidirán en un deterioro del saldo deficitario de la cuenta corriente, que sería contrarrestado solo parcialmente por los flujos de turistas y remesas al país. Como consecuencia, el déficit de la cuenta corriente se ampliará alrededor del 2.0% del PIB al cierre de 2017.

Respecto de la inflación, el repunte previsto de los precios internacionales del petróleo contribuirá a que la tasa converja al rango meta del banco central en 2017.

En cuanto a la política fiscal, Cepal afirma que los esfuerzos de las autoridades por mejorar la eficiencia del gasto y la recaudación se vieron reflejados en el balance fiscal. “Si bien los ingresos totales del gobierno central en 2016 anotaron una caída del 10.7% en términos reales, cabe recordar que esta se debió al efecto pasajero en los ingresos de 2015 de una transacción extraordinaria de recompra de la deuda de Petrocaribe (con un descuento del 52% del valor nominal). Dicha transacción fue contabilizada como ingreso en el apartado de donaciones del exterior, de acuerdo con las normas del Manual de Estadísticas de Finanzas Públicas del Fondo Monetario Internacional (FMI). Si se excluye el impacto de esta transacción, los ingresos totales registraron un incremento real del 8.5% en 2016. En ello incidió el crecimiento del 10.9% de los ingresos tributarios directos”, sostiene.

El documento también indica que al cierre de 2016, la deuda pública era equivalente al 37.4% del PIB (en comparación con el 35.4% del PIB en 2015). De este monto, un 65.0% correspondía a deuda externa y el resto a deuda interna. “El aumento del nivel de deuda correspondió en su mayor parte a la emisión de bonos soberanos. En dos ocasiones durante 2016, en enero y en julio, se emitieron bonos en los mercados internacionales por un valor acumulado de 1,500 millones de dólares. En ambos casos, los bonos tuvieron un plazo de vencimiento de diez años y un cupón del 6.9%”.

De acuerdo con los esfuerzos para equilibrar las cuentas públicas –indica Cepal- para 2017 se espera un aumento de los ingresos superior al de los gastos, lo que permitiría una reducción del saldo deficitario del gobierno central que se ubicaría en torno al 2.3% del PIB. En enero de 2017 se realizó una emisión de bonos en el mercado internacional por un valor de 1.200 millones de dólares, con un plazo de vencimiento de diez años y un cupón del 5,95%, lo que representa una reducción con respecto al cupón de los bonos internacionales emitidos el año anterior y refleja la confianza por parte de los inversores internacionales en el país y una menor volatilidad en los mercados internacionales.
Asimismo, la deuda pública alcanzó un monto de 28,370 millones de dólares en mayo de 2017, lo que representa un aumento de 1,612 millones de dólares con respecto al monto registrado al cierre de 2016, de acuerdo con el organismo regional.

Por otro lado, de acuerdo con la Cepal, a junio de 2017 el peso dominicano registraba una depreciación nominal del 1.8% con respecto al valor del final de 2016. Durante los primeros meses del año el banco central inyectó, como una medida extraordinaria, hasta 200 millones de dólares en el mercado cambiario al contado (spot) y 75 millones de dólares en el mercado de futuros, con el fin de abastecer la demanda de dólares que estaba poniendo presión sobre el valor de la moneda local. En los primeros meses del año se produjo una notable acumulación de reservas internacionales netas que permitió alcanzar los 6,513 millones de dólares al cierre del primer semestre (466 millones por encima del valor contabilizado al término de 2016).
Fuente: www.eldinero.com.do

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *