Deuda del Sector Público No Financiero sube 39.1%, nivel más alto en 25 años
Agosto 8, 2017
El servicio de la deuda ha aumentado 14% en un año
Agosto 9, 2017
Show all

Remesas crecientes

A bank employee checks US dollars notes at the Korea Exchange Bank in Seoul, 25 October 2004. The US dollar was buying 1,135.00 won down from 1,140.70 won last Friday and a four-year low against the local currency. AFP PHOTO/JUNG YEON-JE

Datos del Banco Mundial revelan que las remesas enviadas por emigrantes a sus países de origen han aumentado dramáticamente en los últimos cuarenta años. Respecto del PIB mundial, las remesas ascendían a cerca del 0.3% a principios de los 1970’s, mientras actualmente superan el 0.7%, más del doble de su nivel anterior.

Las cifras para la República Dominicana muestran un incremento desde el 1.7% en 1970 al 7.7% en el 2016, un crecimiento muy por encima de la media mundial. Aun así, el porcentaje de nuestro país no se compara con el de algunas naciones del Caribe y Centroamérica, entre ellas El Salvador (17.1%), Guatemala (10.9%), Honduras (17.9%) y Jamaica (17.3%). Para Costa Rica, en cambio, fue de sólo un 1.0% en el 2016. Existe una relación entre la pobreza y la importancia de las remesas en el PIB, lo que queda en evidencia en el caso de Haití, con un extraordinario 28.3%.

Uno de los primeros lugares en el mundo lo ocupa el país a cuyos soldados se atribuye la mortífera epidemia de cólera en Haití. La entrada de remesas a Nepal representó el 29.7% del PIB en el 2016, sólo ligeramente superado por Liberia (30.6%) y unos cuantos países más. Hay nepaleses realizando trabajos manuales en Europa y en la región del Golfo Pérsico, y como labriegos en plantaciones agrícolas de Asia oriental. La mayor productividad de los emigrantes en relación con los residentes, queda plasmada en la diferencia entre ese 28.9% y el 10% que corresponde a los emigrantes respecto de la población del país.

Es conocida la tendencia de las remesas a declinar a medida de que los emigrantes originales van desapareciendo, pues los vínculos de sus descendientes con el país se debilitan con el paso del tiempo. Van perdiendo el contacto con sus parientes, y su sentido de compromiso es menos intenso. Eso significa que para sostener o aumentar la participación de las remesas en el PIB se requiere de sucesivas oleadas de emigración.

 

 

Fuente: www.diariolibre.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *