Los déficits culturales en República Dominicana

Banco Central pone en circulación nueva moneda de RD$1.00
agosto 28, 2018
Banco Central mantiene su tasa de política monetaria en 5.50% anual
septiembre 1, 2018
Show all

Los déficits culturales en República Dominicana

Una de las partes de la cultura es que el conocimiento cultiva la habilidad de facultarnos para entender las cosas y lo contrario, implica desconocerlas, impidiendo su entendimiento y exponiéndonos al perjuicio.

En República Dominicana, al igual que en muchos otros países, los déficits culturales en distintas áreas es común denominador, cuyo déficit puede ser apreciado, y tal vez quede corto, en el conocimiento de la banca, la economía, la previsión, la alimentación, la actividad bursátil, el deporte, la hídrica, la lectura y la escritura, entre otros.

Sin importar cuál déficit es el más o el menos importante en una sociedad, lo cierto es que la consecuencia se asocia al grado en que es afectado el grupo poblacional. Por ejemplo, no es lo mismo el déficit de cultura bursátil que el de la previsional. El primero, solo podría afectar a la élite que accede al mercado de valores, que en el caso dominicano ronda los 77 mil titulares; mientras que el segundo, lo haría con aquellos que cotizan en la seguridad social, que se aproximan a dos millones.

Lamentablemente, en República Dominicana no se dispone de estadísticas sistemáticas que cuantifiquen los mencionados déficits culturales, excepto las primeras encuestas económicas y financieras del 2017, realizadas por el Banco Central (BC). Sin embargo, no es suficiente referirnos a ellas, habida cuentas que podrían aportar en la dirección de reclamos hacia aquellos actores clave en cuanto a su determinación y a la reducción de los déficits, como una manera de mitigar las exposiciones a riesgos que muchas veces acarrean consecuencias irreparables.

 

Al abordar el problema del déficit deportivo, nos estamos refiriendo a la ausencia de una política oficial deportiva que promueva el conocimiento y la práctica en todos los grupos poblacionales de la sociedad, sin importar la edad, el sexo y el beneficio de realizar ejercicios en forma continua, permanente y generalizados geográficamente, en adición a una adecuada alimentación.

La cultura deportiva no es sinónimo de hacer comentarios sobre básicamente dos deportes en República Dominicana, por parte de los hacedores de opiniones, ni de procurar de ganar medallas y celebrarlas, ya que solo es uno de sus componentes; “cuando se logre hacer del ejercicio un estilo de vida, habremos alcanzado la referida cultura”.

Sobre la cultura bancaria, el déficit es notorio, no solo por la poca profundidad de la bancarización en el país, sino porque aun quienes acceden al sistema bancario lo hacen en muchos casos porque heredan la relación con una entidad de intermediación: porque les queda cerca de su trabajo, residencia o, sencillamente, porque sus salarios están relacionados con la empresa en donde laboran y el banco seleccionado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.